EL CAPITAL DE MARX CUMPLE 150 AÑOS

Posted by Nuestra publicación: on martes, agosto 15, 2017
El Capital de Marx cumple 150 años: un análisis y una crítica inigualables del capitalismo, relevante todavía hoy

EL CAPITAL DE MARX CUMPLE 150 AÑOS: UN ANÁLISIS Y UNA CRÍTICA INIGUALABLES DEL CAPITALISMO, RELEVANTE TODAVÍA HOY


14 de agosto de 2017
Robin Clapp, Partido Socialista (CIT en Inglaterra y Gales)
El Daily Mail reaccionó con una histeria predecible cuando, en mayo de 2017, John McDonnell declaró: “No se puede entender el sistema capitalista sin leer el Das Kapital de Marx”. Cuando se le pidió condenar inmediatamente a su canciller de sombra, el líder laborista Jeremy Corbyn se negó a hacerlo y añadió correctamente que Marx era “un gran economista”.
Estos endosos están muy alejados del intento patético del ex líder sindical Harold Wilson de dejar de lado la obra maestra de Marx en 1963, cuando él se burló de que no había superado la nota de la segunda página.
La arrogancia de Wilson refleja una época pasada. El auge económico de la posguerra parecía haber puesto al capitalismo en una marcha incesante hacia adelante que fue sin esfuerzo borrar las contradicciones de clase restantes. El trabajo de un líder laborista consistía simplemente en ayudar a administrar el sistema, pacificando a la clase trabajadora a través de los beneficios derivados de los efectos del “goteo” del aumento de la riqueza, el pleno empleo y los servicios públicos.
Karl Marx fue ampliamente ridiculizado como un irrelevante ideólogo del siglo XIX. Sus predicciones de que el capitalismo llevaría a la creciente disparidad de riqueza entre las clases y la pauperización de millones de trabajadores fueron tratados con burla.
El mundo de hoy, sin embargo, revela que los pronósticos de Marx vuelven a atormentar a los patrones mientras buscan en vano encontrar una manera de salir del daño causado por la Gran Recesión de 2008 – que ha costado al menos US$ 12.8 miles de millones a nivel mundial en pérdida de producción y US$ 10 billones en rescates estatales.
No es de extrañar, por tanto, que la revista neoliberal Economist decida volver a examinar las teorías de Marx. En un artículo titulado «El laborismo está en lo correcto: Karl Marx tiene mucho que enseñar a los políticos de hoy», señala la concentración del capital en menos y menos manos, la caída de los salarios de los trabajadores y la explosión tipo Uber de inseguridad y miseria para millones, especialmente para los jóvenes.
Ninguna de estas tendencias, explicadas hace tiempo por Marx, son únicas en este período. En el capítulo diez de El Capital, que trata de la jornada de trabajo, expone las condiciones de trabajo chocantes y crónicas de la degradación tanto jóvenes como viejos fueron expuestos en nombre de la ganancia.
Él muestra cómo los capitalistas tratan de alargar las horas de trabajo, o intensificar las condiciones existentes en el lugar de trabajo en su insaciable búsqueda de más beneficios. La seguridad de los trabajadores y la salud general se ignoran a medida que la competencia entre las empresas y los estados nacionales se intensifica.
El centenario de la poderosa revolución rusa se acerca dentro de dos meses. Sin embargo, es otro aniversario el 14 de septiembre, el de la publicación en 1867 del Volumen Uno de El Capital de Karl Marx, que proporcionó los primeros elementos teóricos para la aparición del partido que se convirtió en los bolcheviques, bajo la dirección de Lenin y Trotsky en 1917.
Economía política
El Capital fue publicado en nueve idiomas mientras Marx y Engels estaban vivos. La primera traducción de los tres volúmenes fue en ruso. Los jóvenes trabajadores e intelectuales ansiosos se sumergieron en sus páginas.
El hermano mayor de Lenin, Alejandro, lo leyó con entusiasmo, recomendándolo a su hermano. Trágicamente, Alexander fue colgado más tarde por intentar asesinar al zar a través de un acto desesperado y equivocado de terror individual, mientras que el joven Vladimir Ilyich leyó, aprendió, puso en práctica y se preparó. Más tarde, Lenin caracterizaría al capital como “el mayor trabajo sobre la economía política”.
El colaborador de toda la vida de Marx, Frederick Engels, que revisó el libro en 1867, escribió que “desde que los capitalistas y los trabajadores han existido en el mundo, no ha aparecido ningún libro que pudiera tener tanta importancia para los trabajadores”.
Marx dedicó 40 años de su vida a la escritura de El Capital. Después de su muerte en 1883, el infatigable Engels emprendió la prodigiosa tarea de recopilar y descifrar las notas inacabadas de Marx en lo que llegaría a ser el volumen 2 (circulación del capital) y el volumen 3 (la producción capitalista en su conjunto y sus contradicciones).
En sus trabajos de los años 1840, (Contribución a la Crítica de la Economía Política, Manuscritos Económico Filosoficos de 1844, La Ideología Alemana, Pobreza de la Filosofía, , Trabajo, Salario y Ganancia y el Manifiesto Comunista), Marx y Engels habían comenzado a formular las proposiciones básicas de la interpretación materialista de la historia y la teoría del socialismo científico que surge de ella.
Leyes capitalistas
En El Capital, Marx descubrió la ley económica del desarrollo de la sociedad capitalista. En el Volumen Uno, traza la historia de la lucha económica de la clase trabajadora, explica el papel de la legislación fabril en esta lucha y analiza la aplicación capitalista de la maquinaria.
Crucialmente explica cómo el dinero se transforma en capital a medida que el capitalista acumula un excedente que se invierte sin otra razón
Crucialmente explica cómo el dinero se transforma en capital a medida que el capitalista acumula un excedente que se invierte sin otra razón que obtener un excedente mayor en la siguiente cadena de producción.
Lo que está detrás de cada afirmación es la aplicación de la interpretación “materialista dialéctica” del proceso histórico al análisis de la formación capitalista. Marx muestra que la economía capitalista no se desarrolla a través de una serie de actos individuales aleatorios de intercambio, sino que está dirigida por leyes económicas específicas e identificables.
El Capital comienza con un examen de las mercancías, que son productos del trabajo humano que se intercambian. La producción capitalista es, ante todo, la creación y la inmensa acumulación de mercancías.
Cada mercancía tiene un valor de uso. Esto significa que deben tener uso para otra persona que va a comprarlos. El valor de uso se limita a las propiedades físicas de la mercancía. Pero cada mercancía tiene una doble naturaleza, teniendo también un valor de cambio.
Si bien los valores de uso se han producido en todas las edades, sólo la etapa social capitalista de la producción los convierte en valores de cambio, bienes que no se producen para consumo directo sino para la venta. Por lo tanto, los productos básicos tienen un carácter dual. Poseen una forma específica (capa, helado, periódico, etc.) que en cualquier momento puede o no ser requerida por un consumidor potencial capaz de comprarlos. Pero también una misteriosa propiedad oculta que no se puede usar, comer o leer y carece de forma material.
A pesar de sus diferencias físicas, las mercancías en el mercado, cualquiera que sea su uso, pueden ser intercambiadas con otras mercancías. Pero ¿cómo sucede esto? ¿Cuál es el mecanismo a través del cual se intercambian diferentes mercancias?
Trabajo humano
Fue Marx quien vio que el hilo común entre todas las mercancías era el gasto del trabajo humano en su producción, más exactamente la compra por el capitalista de la fuerza de trabajo del trabajador.
En cualquier período dado, usando la mano de obra promedio, las máquinas y los métodos, todas las mercancias toman un tiempo particular para producirse. Esto se rige por el nivel  técnico en la sociedad. En palabras de Marx, todas las mercancías deben ser producidas en un tiempo socialmente necesario.
Por lo tanto, el valor de cada mercancía es la cantidad de tiempo de trabajo socialmente necesario empleado en su producción.
La oferta y la demanda no determinan en última instancia el precio. Un camión siempre será más caro que una mesa de plástico debido a la cantidad de tiempo de trabajo dedicado a la producción de cada artículo respectivo. La expresión última de este valor de cambio es el dinero, siendo el precio la expresión monetaria del valor.
Al vender su fuerza de trabajo, el capitalista entra en un contrato para pagarle al trabajador un salario. La fuerza de trabajo también es una mercancía y su valor está determinado por el tiempo de trabajo necesario para su producción.
Marx demostró que la fuerza de trabajo es una mercancía como cualquier otra mercancía, pero una mercancía muy peculiar. Solamente ella es una fuerza creadora de valor, fuente de valor y fuente de más valor del que ella posee.
Truco de dinero

El gran “truco de dinero” capitalista entonces entra en juego. Habiendo acordado un salario, el trabajador, por ejemplo, reproduce su valor equivalente en las primeras cuatro horas de producción. Sin embargo, el empleador ha comprado ocho horas de fuerza de trabajo, por lo que el trabajador sólo percibe su salario por la mitad del turno, mientras que durante las otras cuatro horas está generando plusvalía, es decir, trabaja para el capitalista.
Marx explica el proceso sucintamente: “El hecho de que la mitad de un día de trabajo es necesario para mantener vivo al trabajador no le impide de ningún modo trabajar un día entero”.
El excedente así extraído es la plusvalía o ganancia -el trabajo no remunerado de la clase obrera- y constituye la fuente de la acumulación de capital.
La lucha de clases que se desarrolla en todos los lugares de trabajo por más remuneración o más beneficios no es más que una lucha continua por la división de la plusvalía. Incluso el patrón más simple capta instintivamente la idea de que “el tiempo es dinero”.
Marx fue el primero en entender la fuente de la plusvalía. Otros, como el economista clásico Ricardo, la habían identificado pero no podían explicar adecuadamente su origen.
Poniendo en orden toda su investigación anterior sobre el tema, Marx comenzó un examen dialéctico de todos los procesos de la producción capitalista, comenzando con el análisis de la mercancía como su forma celular elemental y el carácter doblemente contradictorio del trabajo que crea una mercancía.
El descubrimiento de la plusvalía fue para Engels, el segundo descubrimiento monumental de Marx después del materialismo histórico.
El capital es un tesoro de ideas que explican el funcionamiento del sistema con su explotación intrínseca de la fuerza de trabajo de los trabajadores.
Los economistas cínicos que confiesan alegremente que no pueden predecir nada sobre el futuro de su sistema, sin importar sus perspectivas a más largo plazo, afirman sin embargo que la economía es demasiado complicada para que la gente común la entienda.
Revolución
Para nosotros, como para Marx, un estudio de la economía política desnuda las fuerzas económicas que rigen nuestras vidas y muestra su interacción en los acontecimientos sociales, la historia, la política, la cultura y la lucha de clases.
En la evaluación de El Capital, Trotsky escribió en 1940: “Si la teoría estima correctamente el curso del desarrollo y prevé el futuro mejor que otras teorías, sigue siendo la teoría más avanzada de nuestro tiempo, y lo será por decenas de años”.
Hoy en día, a medida que el capitalismo está cada vez más desacreditado – enfrentado a un estancamiento político, social y económico – los trabajadores de todo el mundo volverán a estudiar El Capital y las otras obras del marxismo, recordando siempre la famosa máxima de Marx de que los filósofos han interpretado hasta ahora el mundo de varias maneras el punto es cambiarlo “.

EEUU – ¿HACIA DÓNDE SE DIRIGE BERNIE?

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017

EEUU – ¿HACIA DÓNDE SE DIRIGE BERNIE?

La campaña de las primarias presidenciales de Bernie Sanders en 2016 ha tenido un impacto profundo y continuado sobre los trabajadores y la juventud en EEUU. Millones de norteamericanos, desde las grandes ciudades a suburbios o zonas rurales, se sintieron inspirados por algo que la mayoría no había visto nunca antes: una política de la clase trabajadora.

El llamamiento de Sanders a la “revolución política contra la clase millonaria” estuvo acompañado de reivindicaciones combativas como la sanidad de un solo pagador, educación gratuita, un salario mínimo de 15$ la hora y grandes impuestos a Wall Street.
Desde las elecciones, Sanders ha continuado teniendo una enorme influencia en la discusión política norteamericana, al describirse como “socialista democrático” se ha convertido en el crítico de izquierdas más destacado contra la administración Trump.

Oposición a Trump

En lugar de demonizar a los votantes de la clase trabajadora, como han hecho muchos líderes Demócratas en su búsqueda de chivos expiatorios para la humillante derrota electoral de Clinton, Sanders ha trabajado desde el principio para socavar el apoyo a Trump sobre una base de clase. Ha pasado a la ofensiva contra el gabinete millonario de Trump, los planes sanitarios republicanos, los planes del presidente de reducir impuestos a los ricos y los brutales ataques a los servicios sociales y la educación. Sanders ha tratado los temas concretos que afectan a la vida cotidiana de los trabajadores, mientras que subraya el fracaso hipócrita del presidente que pretende representar a los “hombres y mujeres olvidados”. Quizás lo más efectivo han sido los mítines de Sanders por todo el país no sólo para oponerse al Trumpcare, sino para continuar incrementando el apoyo al Medicare para todos.
Contrasta profundamente con los líderes Demócratas que desde las elecciones han continuado retrocediendo frente a las políticas progresistas, con una posición del partido firme contra la sanidad de un solo contribuyente, con Tim Kaine y otros destacados Demócratas alineados junto a Big Pharma contra la ley farmacéutica de Bernie, con Clinton alabando el bombardeo de Trump a Siria y más recientemente Nancy Pelosy apoyando que el derecho al aborto no debería ser una “prueba de fuego” para los candidatos Demócratas. A pesar del contenedor en llamas que representa la política de Trump, es de destacar que a pesar del creciente apoyo a las ideas del ala de izquierdas como el Medicare para Todos, el apoyo al Partido Republicano se ha mantenido, mientras que las tasas de aprobación del Partido Demócrata han caído casi continuamente desde noviembre.
Las encuestas ahora dicen que Sanders sería uno de los políticos más populares en EEUU, con una tasa de aprobación de un impresionante 60% en un momento en que los políticos de los dos partidos principales son observados en general con recelo.

¿Transformar el Partido Demócrata?

Pero aunque Sanders hace muchas cosas correctas, todavía no ha transformado el enorme entusiasmo generado por su campaña presidencial histórica en una organización de masas capaz de luchar eficazmente por la política que defiende. A pesar de lanzar el pequeño grupo Our Revolution, Bernie en su mayor parte tiene un ejército de un solo hombre.
Sanders repetidamente ha afirmado que ´”ahora mismo” está trabajando para “transformar” el Partido Demócrata en lugar de construir un nuevo partido, mientras al mismo tiempo insiste en que él “no es un Demócrata”. Estas declaraciones contradictorias recientemente las reafirmó Sanders durante su “tour de la unidad” con el nuevo presidente del Comité Nacional Demócrata Tom Perez.
Como muestra de las contradicciones fundamentales que contiene la posición actual de Sanders, el tour de la “unidad” Demócrata de la noche a la mañana se convirtió en el “tour de la desunión”, en lugar de exponer las profundas diferencias que hay dentro del partido. Los seguidores de Bernie abuchearon a Perez en una ciudad tras otra, cuando Perez defendía la posición del partido de una sanidad con fines de lucro, la campaña de donativos de las empresas y al programa del partido. Mientras tanto, los leales al Partido Demócrata furiosamente piden la expulsión de Bernie del partido, aunque formalmente no es miembro de él.
Por supuesto, es verdad que la principal energía de la izquierda hasta el momento se ha dedicado a los intentos de “recuperar” el Partido Demócrata y utilizarlo para luchar contra Trump. Y ciertamente es un acontecimiento enormemente importante que estos intentos serios por tener fuerzas de base se están produciendo a una escala no vista en décadas. Esto refleja la politización y la radicalización de millones de personas, aunque partiendo de un nivel bajo.
¿Qué sería necesario ahora mismo para transformar a los Demócratas en un “partido del pueblo”? Como mínimo significaría acabar con todos los donativos empresariales, un programa consistente a favor de los trabajadores, una plataforma obligatoria y unas estructuras genuinamente democráticas capaces de hacer que los representantes elegidos rindan cuentas. Los Demócratas empresariales no aceptarían esto y se irían.
Pero a pesar de la profunda crisis del partido, es mucho más probable que la dirección neoliberal Demócrata y el aparato prevalezcan y serán las fuerzas de la izquierda las que tendrán que irse y lanzar un nuevo partido de masas.
Mientras Sanders en general habla sobre la necesidad vital de “transformar” el Partido Demócrata, es muy cuidadoso a lo hora de insistir en lo difícil que será, dejando la puerta abierta a la construcción de un nuevo partido que los reemplace. Pero mientras Sanders claramente no ha llegado a esta conclusión, lo más necesario ahora en la lucha contra la política empresarial neoliberal y el populismo de derechas de Trump es una organización militante amplia, con bases y democrática, capaz de luchar y ganar las medidas defendidas por Sanders en la campaña y que darían vida real a su “revolución política”.
El asombroso crecimiento de los Socialistas Democráticos de América (DSA), de 6.000 a 20.000 militantes en sólo un año, además del rápido crecimiento de Socialist Alternative, demuestra el enorme potencial que existe en la actualidad para construir una izquierda socialista. Una organización política más amplia con la dirección y autoridad de Sanders tendría un potencial mucho mayor para un rápido desarrollo, con cientos de miles de personas que inspirados harían el esfuerzo de continuar la lucha.
Pero para tomar completamente forma, esta organización de masas necesitaría un esfuerzo organizativo sostenido junto con una campaña audaz y arriesgada. Tomemos un ejemplo, la lucha por el Medicare para Todos podría ir de la mano con la construcción de tal fuerza.
Sanders ciertamente ha tenido éxito en su defensa del sistema de un solo pagador, pero en la actualidad principalmente utiliza como contrapeso retórico el Trumpcare, diciendo por ejemplo: “Hoy defendemos el Affordable Care Act, mañana lucharemos por el Medicare para Todos”. En su lugar, una organización de masas podría organizar dinámicamente sobre este tema y crecer entre sus propias filas celebrando mítines sobre la sanidad en todo el país, que concrete un día de acción de masas para defender el Medicare para Todos.
Incluso si la principal orientación de la organización fuera hacia el Partido Demócrata, esta fuerza en realidad serviría para perfilar un nuevo partido de masas cuando, casi con certeza, la lucha por la “transformación” del Partido Demócrata fracase.

Proyecto Bernie

En febrero el que perteneció al equipo de campaña de Sanders Kick Brana lanzó: “Proyecto Bernie para un Partido del Pueblo”, una campaña de petición similar en muchos sentidos a la que organizó Socialist Alternative en los últimos meses de primarias en 2016, que recogió 125.000 firmas. La petición de Brana ya cuenta con 36.000, significativo dado que todo el foco ahora se centra en Trump y los republicanos.
En abril Cornel West se unió a Brana en Democracy Now, consiguiendo que el llamamiento Proyecto Bernie tuviera una audiencia de izquierdas más amplia. Brana y West utilizaron la ocasión para conjuntamente invitar a Sanders al ayuntamiento a discutir el lanzamiento del nuevo partido.
Desgraciadamente, Sanders hasta ahora ha pasado de la invitación.
Socialist Alternative cree que Sanders debería asistir al ayuntamiento, incluso si no está preparado para el “plan”. Puede utilizar el acto para mantener un debate honesto y abierto sobre la salida, para plantear sus planes a sus seguidores. Al mismo tiempo, puede hacer un balance de si están funcionando los esfuerzos de “transformación”, mientras que se tiene una discusión seria sobre tácticas y estrategias.
Creemos que un nuevo partido de masas de izquierda, independiente del dinero y poder empresarial, objetivamente es lo que hace falta para derrotar decididamente a la derecha, a la clase millonaria y conseguir logros transformadores. Como hemos explicado antes, Sanders el año pasado perdió una oportunidad histórica e hizo campaña por Clinton, en lugar de presentarse como independiente y lanzar un nuevo partido. La ventana todavía no está cerrada, pero la historia no ofrece un número ilimitado de oportunidades para desafiar a las fuerzas pro-empresariales, anti-obreras que dominan nuestra sociedad bajo el capitalismo. Debemos aprovecharles cuando se presentan y hacer lo mejor con ellas.
Además de una nueva organización de masas, la mejor manera de avanzar en esta lucha es hacer una campaña electoral fuerte, independiente, de izquierdas y socialista en todo el país, y hemos invitado al DSA para que se una a nosotros. En Minneapolis, la candidata de Socialist Alternative, Ginger Jentzen, se presenta al ayuntamiento luchando por el salario mínimo de 15$ y un audaz programa de vivienda. En Seattle estamos apoyando a la candidata del Partido del Pueblo Nikkita Oliver, y nos hemos unido al DSA para apoyar la campaña del socialista democrático Jon Grant.
Un nuevo partido de izquierda de masas requerirá un esfuerzo organizativo ingente, elegir el tiempo correcto y la implicación de fuerzas más amplias. Pero ocurrirá. El capitalismo global y sus partidos pro-empresariales en EEUU están fracasando estrepitosamente en satisfacer las necesidades reales de la clase trabajadora, no ofrecen una salida a un futuro de desigualdad masiva, inestabilidad y crisis. Se puede y se debe construir un nuevo partido, incluso si en última instancia tiene que ser sin Bernie Sanders.

SOMOS MALAS Y PODEMOS SER PEORES

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017
Somos malas y podemos ser peores


“La culpa es la mejor arma de tortura contra las mujeres”
Elena Poniatowska
por  Vanessa Goecke
Es muy fácil echarnos la culpa de todo, sin ponerse en nuestros zapatos….. Sobre todo en un mundo de continuas demandas contradictorias, voluntad autoritaria y situaciones de explotación y violencia.
Por eso el grito feminista «somos malas y podemos ser peores». Y lo seremos.

LA SEGURIDAD SOCIAL BAJO ATAQUE EN AMÉRICA LATINA

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017
La Seguridad Social bajo ataque en América Latina

Imagen: Manifestantes en Brasil contra las reformas de temer


La Seguridad Social bajo ataque en América Latina.

Por Patricio Guzmán S.
La Organización Internacional del Trabajo (OIT) la define del siguiente modo: “ La seguridad social es la protección que una sociedad proporciona a los individuos y los hogares para asegurar el acceso a la asistencia médica y garantizar la seguridad del ingreso, en particular en caso de vejez, desempleo, enfermedad, invalidez, accidentes del trabajo, maternidad o pérdida del sostén de familia.
La seguridad social está claramente definida en los Convenios de la OIT y en los instrumentos de la ONU como un derecho fundamental.”
La existencia de la Seguridad Social está en el corazón de la identidad de los trabajadores como un sector social con fisonomía colectiva propia, esto es especialmente cierto cuando las prestaciones son universales y llegan a sectores de trabajadores que debido a la precarización laboral y a las nuevas formas de organización del trabajo, están fuera de relaciones contractuales y centros de trabajo tradicionales. La Seguridad Social es la mayor conquista del movimiento de trabajadores y sus organizaciones sindicales y políticas.
¿Por qué está bajo ataque en América Latina? ¿Por qué está en el centro de masivas luchas sociales en varios países?
En América Latina, la Seguridad Social y especialmente los sistemas de pensiones están en el centro de la lucha de clases, de una parte las elites empresariales quieren echar  mano a los principales flujos y fondos acumulados de ahorro nacional de los sistemas de pensiones mediante sistemas privados de capitalización individual que rompen con los principios de la Seguridad Social, tales como la solidaridad inter-generacional e intra-generacional, la suficiencia y certeza de ingresos, la universalidad de la cobertura, la no discriminación, etc.
De otro lado los trabajadores quieren mejorar sus pensiones, y recuperar la Seguridad Social en aquellos países donde han perdido total o parcialmente las pensiones sociales también conocidas como sistemas de reparto.
Chile fue un adelantado de la contrarreforma social, al implantar las AFP a comienzo de la década de los 80 durante la dictadura cívico militar, y fue una respuesta a la depresión que dejó en quiebra y descapitalizados a grandes empresas y bancos. Frente a este descalabro las antiguas Cajas de Previsión concentraban los principales flujos financieros, que harían posible robustecer los mercados financieros, y transformar el ahorro previsional de los trabajadores en capitales para los grandes grupos económicos. El primer embate global de privatización de las pensiones sociales fue parte del llamado “consenso de Washington” a favor de las privatizaciones, la desregulación y la globalización. En el nuevo panorama geopolítico mundial producto de la caída de la URSS y del “socialismo real”, se popularizó el “éxito” del sistema chileno de pensiones privadas, y la propuesta de imitarlo con el impulso de las instituciones financieras internacionales como el Banco Mundial, años después el propio banco Banco Mundial aceptaría que privatizar la Seguridad Social podría no ser tan buena idea.
La Seguridad Social constituye una tremenda parcela de la economía, en términos de fondos acumulados, y de flujos de dinero. Los principios de la Seguridad Social son por definición solidarios y socialistas, por lo mismo la lógica de cualquier sistema de Seguridad Social apunta al bienestar colectivo, escapa del lucro y la especulación del capital en los mercados.
Pero ante las dificultades financieras, el robustecimiento de los mercados de capitales mediante los sistemas de pensiones aparecen como una tabla de salvación para los grandes grupos económicos. Esto explica que frente a las crisis financieras globales a las que ha estado sometido el planeta de manera recurrente, la propaganda de las elites acusa a los sistemas sociales de pensiones de ser la causa de las profundas crisis económicas y promueven su reemplazo por sistemas privados. Aunque en realidad las crisis globales han tenido su origen desde el mundo financiero, a partir del sobre-endeudamiento y el subconsumo o sobreproducción estructural. Así la nueva ola privatizadora de la Seguridad Social en el continente, está muy relacionada con las dificultades crecientes de modelos de crecimiento basados en la exportación de commodities ante el desplome de sus precios tras largos años de bonanza en lo que se conoció como “ciclo de súper precios” arrastrados por el crecimiento primero y la ralentización después de las grades economías emergentes, especialmente China. Esta es la causa de fondo que indica que la cuestión de las pensiones estará en el centro de la lucha de clases del continente latinoamericano en la próxima década por lo menos.
Pero hay otro aspecto en esta disputa a considerar. Los fondos de pensiones sociales acumulados a través de la inversión colectiva son una forma de propiedad social, una fuente primordial de ahorro nacional y permiten avizorar tipos de control de la economía, crecimiento y desarrollo no capitalista. Nos jugamos pues el presente de las pensiones pero también el porvenir de la sociedad.

CHILE – LUIS MESINA: “EL GOBIERNO DESAPROVECHÓ UNA OPORTUNIDAD HISTÓRICA”

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017
Chile – Luis Mesina: “El gobierno desaprovechó una oportunidad histórica”


Por  11 de Agosto de 2017
Tras el envío del proyecto de ley que modifica el sistema de pensiones, dado a conocer ayer por la Presidenta Michelle Bachelet, surgieron las primeras críticas a la propuesta.
En entrevista con El Diario de Cooperativa, el vocero del movimiento “No + AFP” Luis Mesina afirmó que el proyecto “deja intacto el sistema”.
El gobierno propone incluir un aumento de las cotizaciones del 5% con cargo a los empleadores. De este monto, 3% irá a la cuenta individual de los cotizantes y el 2% restante irá a un fondo de ahorro colectivo, lo que según Bachelet hará subir las pensiones en un 20% de manera inmediata.
Respecto a este último punto, Mesina aseguró que “lo único que va a mejorar las pensiones, en un porcentaje que es ínfimo, es lo que va a reparto. Eso devela y demuestra que solamente con el reparto es posible el mejoramiento de las pensiones y no como se ha señalado reiteradamente que es a través solamente de la capitalización individual, del ahorro individual”.
“La Presidenta, por clara intervención del ministro de Hacienda, desaprovechó una oportunidad histórica: por primera vez después de 36 años el país, no un grupo de dirigentes, el país en su gran mayoría tiene un cuestionamiento a esta industria. Lo que se ha hecho con esta propuesta de reforma es dejar intacto el sistema, pues se le permite seguir manteniendo un gigantesco flujo a las AFP, manejándolo a discreción”, añadió el dirigente.
Acerca de las consultas de algunas AFP a sus afiliados, que han dado como resultado que la mayoría dice preferir que la cotización extra vaya a las cuentas individuales en vez de un sistema solidario de reparto, Mesina afirmó que “la gente en general es solidaria en nuestro país. Le puedo asegurar que en la Teletón, por ejemplo, los más solidarios son los trabajadores. Cuando visitamos cientos de asambleas con trabajadores, toda la gente es solidaria, todos están dispuestos a dar una fracción de su humanidad para concurrir con una parte de su salario al aumento de las pensiones de todos”, sentenció.
Mesina comentó además que entre el 29 de septiembre y 1 de octubre la coordinadora No+AFP junto a diferentes organizaciones sociales y gremios realizarán un plebiscito a nivel nacional en el que se consultará acerca de continuar con el actual sistema de capitalización individual o la preferencia es por un sistema de reparto solidario.

ESTADO ESPAÑOL – VIENTRES DE ALQUILER

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017
España – Vientres de Alquiler


Carta abierta a Mónica Oltra sobre los vientres de alquiler

EL CANCILLER DE CHILE HERALDO MUÑOZ DIJO ” EN VENEZUELA YA NO HAY DEMOCRACIA”

Posted by Nuestra publicación: on lunes, agosto 14, 2017
El canciller de Chile Heraldo Muñoz dijo ” en venezuela ya no hay democracia”


Por Hugo Rodriguez Berrios
El canciller Heraldo Muñoz dijo ” en Venezuela ya no hay democracia” y yo le creo…
porque él es un representante de la mejor democracia del mundo,
una democracia perfecta, con una constitución hecha por el pueblo y para el pueblo,…
una democracia que le asegura una pensión digna a todas las personas de la tercera edad…
una democracia que le asegura educación de calidad y gratuita a todos los niños(as) y jovenes del pais..
una democracia donde la salud es de acceso gratuito para toda la población…
una democracia que tiene a raya a los grupos económicos y éstos pagan los impuestos que corresponden..
una democracia donde se asegura e incentiva la lectura con libros exentos del pago del iva…
una democracia donde el individualismo no tiene cabida…
Grande Heraldo Muñoz….el quijote de la democracia…luchador por los pobres…solidario…que buena persona es…
…..oh..desperté…que mal sueño tuve..

Rusia - Ataques violentos a sindicalistas en los países de la antigua Unión Soviética

Posted by Nuestra publicación: on jueves, agosto 10, 2017


Es urgente salvar a Ali Feruz
Como si hubieran estado esperando al verano, cuando la mayoría de las personas están pensando en descansar de su pesado trabajo diario, esta semana se han producido una oleada de ataques a sindicalistas en toda la región
Hoy ha llegado la noticia desde Bielorrusia de un ataque importante a la Confederación de Sindicatos Independientes (CITUB) y al Sindicato Independiente de la Industria Radio-electrónica (IURI). La policía asaltó su local, lo registró y se llevaron todos los ordenadores y discos de memoria, mientras apresaban a Gennadii Fedynich, Presidente del IURI, y a Alexander Yaroshyuk, responsable de la CITUB, y a otros dirigentes para interrogarlos.
Supuestamente los sindicatos no han pagado los impuestos, pero todos los activistas entienden que se debe a que los sindicatos estuvieron al frente de grandes protestas a principios de este año contra el “impuesto a los parásitos” (parados).
Kazajistán
En el autoritario Kazajistán los ataques sindicales han alcanzado un nivel importante. En un año en que el régimen ha disuelto más de 400 organizaciones sindicales, esta semana la justicia en Shimkent, al sur de Kazajistán, condenó a Larisa Kharkova, responsable de la Confederación de Sindicatos Independientes de Kazajistán, a cuatro años de prisión, a la confiscación de todas sus propiedades personas (incluido su apartamento), la prohibición de realizar actividades sindicales durante cinco años y lo más humillante, cien horas de trabajo público al año. Su crimen, según el fiscal, el mal uso de poderes, pero la causa real fue su apoyo público a la huelga de hambre de 700 trabajadores del petróleo de Mangystau en enero.
Larisa Kharkova ha demostrado un notable coraje al enfrentarse al régimen. Como el Vicepresidente del CITUK, Hurbek Kushakbaev, que en abril fue condenado a dos años y medio de prisión, y en mayo la dirigente de la protesta de los trabajadores petroleros, Amina Yeleusinova, fue condenada a dos años de prisión. Las protestas se deben enviar a través de las embajadas de Kazajistán en los diferentes países.
Embajada de Kazajistán en Madrid
Calle Sotillo, 10; 28043 Madrid
tel.: 917 216 290   Fax.: 917 219 374
Email: madrid@mfa.kz
Rusia
El ataque más brutal sucedió la noche del 2 de agosto en Moscú. Ali Feruz, cuyo nombre real es Khudoverdi Nurmatov, fue condenado por un tribunal nocturno a ser deportado a Uzbekistán. Aunque tiene diez días para apelar, ha pasado este tiempo en una nueva prisión para extranjeros en Moscú, rápidamente se ha ganado el nombre del Guantánamo ruso.
Aunque nació en Uzbekistán, Ali creció en Rusia, sus padres y hermanos son todos ciudadanos rusos. Fue a estudiar a Uzbekistán y mientras informaba de la naturaleza autoritaria del entonces régimen de Karimov. Fue detenido, torturado y le presionaron para que se convirtiera en un agente de los servicios de seguridad del país, a lo que se negó. Regresó a Rusia y durante un período de tiempo tuvo que dedicarse a la rehabilitación de los daños provocados por la tortura. Solicitó el asilo pero fue rechazado.
Desde que ha regresado a Rusia Ali ha trabajado como periodista en un periódico de la oposición, Novaya Gazeta. En ese papel, aparte de ser abiertamente gay, ha luchado contra cualquier ataque a los derechos humanos y democráticos, ha ayudado a revelar cómo los soldados conscriptos son acosados y cómo el ejército encubre las muertes de soldados contratados. Su principal trabajo periodístico ha sido desenmascarar lo mal que se trata a los trabajadores inmigrantes y cómo se discrimina a grupos nacionales. Ha trabajado estrechamente con miembros de Socialist Alternative en la creación del Sindicato Independiente de Periodistas, que también ha jugado un papel importante al denunciar los brutales ataques contra la comunidad LGBT en Chechenia.
Ali ayer estaba caminando por la calle cerca de la oficina de Novaya Gazeta en Moscú Central cuando fue parado por un policía en un control de documentación, claramente planeado, fue detenido y llevado ante un tribunal esa tarde. Fue acusado de estar ilegalmente en Rusia.
Miembros de Socialist Alternative (CIT Rusia), a pesar de las amenazas e intimidación, inmediatamente formaron un “piquete de una sola persona” fuera del tribunal. Esta es la única forma legal de protestar sin permiso oficial en Rusia. Incluso así, la policía intentó detenernos alegando que cómo la pancarta se entregaba de una persona a otra eso demostraba que era un grupo organizado.
Sólo los periodistas aprobados por el Estado pudieron estar presentes en el tribunal. Cuando se anunció la decisión de deportar a Ali a Uzbekistán a la una de la madrugada, se desesperó tanto que intentó cortarse las venas con un bolígrafo, su abogado le detuvo.
Cientos de miles detenidos
El significado de este caso se demuestra por dos hechos. Primero, la audiencia de Ali coincidió con el de un un grupo de delincuentes armados en el otro lado de Moscú. Éstos intentaron una escapada que terminó con un tiroteo y cuatro muertos. La policía sólo había enviado cuatro furgonetas a ese juicio mientras que al de Ali enviaron ocho. Pero más importante aún, en Moscú y San Petersburgo han sido detenidas más de dos mil personas por actividades políticas este año, al menos trescientas han pasado dos semanas en celdas policiales. Pero no ha habido ninguna protesta organizada, principalmente porque ninguno de los detenidos ha tenido apoyo organizado, eso ha permitido al régimen pensar que podían continuar con sus métodos autoritarios.
Pero en el caso de Ali se trata de una persona que es un opositor consciente al régimen, un periodista activo y respetado que ha trabajado estrechamente con miembros de Socialist Alternative para crear el sindicato independiente de periodistas y que, a pesar de las amenazas y la tortura, no ha claudicado ante el régimen.
Amigos y activistas de Socialist Alternative todavía estaban a la una en la puerta del tribunal y el 3 de agosto se esperaba que decenas o cientos participaran en más protestas.
Socialist Alternative (Rusia) pide a todos los activistas de izquierdas, sindicalistas, periodistas y activistas LGBT que apoyen a Ali.
  • Enviad inmediatamente mensajes de protesta exigiendo la liberación a Ali en las embajadas rusas de vuestros países y donde sea posible organizad piquetes.
  • Contactad con los medios de comunicación y sindicatos para pedirme que a través de las embajadas y sus propios organismos internacionales hagan llegar las protestas.
  • Enviad notas de prensa a los medios de vuestros países explicando el caso de Alí e insistiendo en el papel del Sindicato Independiente de Periodistas, Novaya Gazeta y el propio Ali. Exponiendo en ellos el trato brutal al colectivo LGBT en Chechenia y otros ataques a los derechos humanos en Rusia y Uzbekistán.
  • Enviad mensajes de apoyo a Ali a alisolidarity12@gmail.com
El Sindicato Independiente de Periodistas, Amnistía Internacional Rusia y Novaya Gazeta están apoyando a Ali.
Por favor firmad la petición online (que puede ser utilizada como base para las cartas de protesta) que está en ruso, inglés, alemán y castellano.
https://www.change.org/p/the-head-of-the-of-the-migration-department-of-mia-of-russia-kirillova-olga-evgenievna-stop-the-deportation-of-journalist-ali-feruz-save-him-from-imprisonment-and-torture
Por favor enviad toda la información sobre vuestras acciones a robert.cwi@gmail.com.
Embajada Rusa en Madrid
C/Velázquez, 155
Madrid, 28002
Tel/Fax: (34)-91-562-22-64/97-12

Visita nuestra sección Juventud y Lucha

Visita nuestra sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección  Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial : Análisis y Comentarios

Economía Mundial : Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Visítanos y únete a SR en Facebook

Visítanos  y únete a SR en Facebook
Hacer click en imagen

TEMAS

internacional Chile crisis capitalista economia editorial CIT nacional trabajadores elecciones AFP historia movimiento obrero politica historia y teoria venezuela arte y cultura represion España estados unidos protestas alternativa socialista china crisis economica crisis educación capitalismo economía mapuche europa huelga imperialismo Huelga General grecia estudiantes Brasil Socialismo medioambiente analisis de perspectivas campaña solidaridad crisis financiera estalinismo gran bretaña desempleo sindicatos Transantiago argentina bolivia escuela golpe de estado recesion stalinismo conflicto israel palestina derechos de la mujer kazajstan alemania alza de transporte gobierno Piñera israel Trotsky cuba pueblos originarios restauracion capitalista Unión Europea asesinatos juventud en rebelion palestina teoria marxista voto nulo Derechos Humanos Socialismo Revolucionario declaracion CIT gaza honduras marxismo partido comunista seguridad social Latinoamerica crisis educación bancos mexico privatización de la educación racismo 1º de mayo ocupación de fábrica peru unidad popular Perspectivas Mundiales irlanda irlanda del norte italia medio oriente perspectivas trabajadores mineros trotskismo Bolivia-MAS Egipto MPT Portugal derecha escocia izquierda socialista y anticapitalista marcel claude masacres medios de comunicación revolucion salario minimo solidaridad Joe Higgins alzas campaña canada documento del CIT francia guerra civil privatizacion del cobre revolucion rusa revolución alemana salud terrorismo tsunami Necrologicas Relaciones mundiales y economía Sri Lanka crecimiento economico crisis alimenticia depresion economica derechos democraticos desastre ecologico desastre minero movilizacion mujeres nazismo primero de mayo referendum rusia trabajadores portuarios video Belgica PSOL Parlamento Europeo acuerdo pc - concertación colombia constitucion boliviana formación política huelgas libertad de expresion paro revolucion cubana segunda guerra mundial sicariato tamil Asia Haití Iniciativa por un Partido de Trabajadores Retail Sudáfrica afganistan balance proceso venezolano balance revolucion cubana calentamiento global gripe porcina homofobia juventud lucha anticapitalista obama pakistan suecia tratado de lisboa turkia Coalición de sindicalistas y socialistas Muro Israel Palestina SR Tailandia africa burbuja inmobiliaria clases sociales escuela latinoamericana fraude electoral hitler marco enriquez ominami marx oligopolios presos politicos programa de transicion Kozovo Que somos y que defendemos TMI Xekinima costa rica homosexualidad masacre tiananmen revolución china trabajadores de la salud xenofobia