CHILE – EL PLEBISCITO CONVOCADO POR LA COORDINADORA NO + AFP ES LA GRAN TAREA DEL MES

Posted by Nuestra publicación: on sábado, septiembre 23, 2017
Chile – El plebiscito convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP es la gran tarea del mes

CHILE – EL PLEBISCITO CONVOCADO POR LA COORDINADORA NACIONAL DE TRABAJADORES NO + AFP ES LA GRAN TAREA DEL MES


Patricio Guzmán S.
pguzmansk@gmail.com

Las AFP son parte del corazón del modelo económico capitalista concentrador y excluyente creado por la dictadura cívico – militar encabezada por Augusto Pinochet, pero legitimado y consolidado por los sucesivos gobiernos civiles hasta ahora.
La oposición a las AFP es transversal en el pueblo trabajador y las clases medias. Todas las encuestas muestran  que la gente quiere terminar con las AFP y las malas pensiones del sistema, pero a pesar de las marchas multitudinarias en todo el país, de los cientos de miles de trabajadores afiliados al sistema de AFP que respondieron al llamado a cambiarse al fondo E, y a abandonar a las AFP Cuprum y Provida que eludieron el pago de 420 millones de pesos de impuestos, la casta política ha cerrado filas en torno a las AFP y los grandes grupos económicos que se benefician con el ahorro previsional forzoso de los trabajadores transformado en capital a través de los mercados financieros.
El gobierno esperó hasta el final de su administración para enviar un proyecto de ley que reforma el sistema sin tocar nada de los fondos que administran las AFP , e insistiendo tozudamente en la creación de una AFP estatal, con otro nombre, pero bajo la misma lógica de fondos privados de capitalización individual, que son la base del sistema para transferiri el ahorro previsional al apalancamiento del gran capital.
En este mes de septiembre en que celebramos el triunfo popular del año 4 de septiembre de  que llevó a Salvador Allende y a la Unidad Popular al gobierno,  y la tiranía oscura que comenzó con el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, hay que recordar que el auge del movimiento popular y socialista en Chile, se sustentó en torno a algunos ejes aglutinantes entre ellos la Reforma Agraria (“La tierra para quien la trabaja”) y la nacionalización del Cobre (“El Cobre para Chile”). En nuestra época claramente un eje aglutinador de un movimiento anti capitalista poderoso, es la oposición a las AFP.
La reconquista de la Seguridad Social para las y los trabajadores chilenos mediante un sistema de reparto con financiamiento tripartito de trabajadores, empresas y Estad. La propuesta de la Coordinadora NO + AFP  permitiría duplicar e incluso triplicar las pensiones inmediatamente para los jubilados, y crear un piso de pensión universal para todos igual al salario mínimo, incluso para los que no cotizaron antes de llegar a la edad de pensionarse, mientras que los trabajadores que cotizan tendrán pensiones superiores de acuerdo con los salarios por los cuales se cotiza y el número de años cotizados.
Junto con la mejora sustancial de las pensiones hay otro aspecto muy importante en la propuesta,  un fondo de reserva técnico que permitirá mantener y acrecentar el ahorro nacional, garantizando las pensiones para las futuras generaciones cuando el país tenga una demografía envejecida, y crear un potente sector de propiedad social que modifique de raíz la balanza de poder entre las clases, en favor de la gente de trabajo.
El movimiento NO + AFP ha servido de catalizador al descontento porque toca un drama transversal de las familias chilenas como es el de las pensiones miserables, pero también porque la gente percibe que las AFP de alguna manera están en el centro de los abusos, la posición dominante oligopólica de los grande grupos económicos, y la corrupción político empresarial.
La Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP ha convocado a un plebiscito nacional autogestionado los próximos días 29 y 30 de septiembre y el  1 de octubre de 2017, sobre la base de trabajo voluntario en todo el país. El éxito de la organización y realización de esta consulta popular permitirá acerar y construir confianzas, ganar autoestima en las propias capacidades y redes de militancia social, que están en la base de cualquier proyecto transformador de la realidad.
El plebiscito convocado por la Coordinadora Nacional de Trabajadores NO + AFP es la gran tarea del mes a la que tenemos  que abocarnos inmediatamente.

Irlanda - Solidaridad de diputado Paul Murphy con el pueblo catalán

Posted by Nuestra publicación: on viernes, septiembre 22, 2017
Irlanda – Paul Murphy denuncia la represión en Catalunya y apoya el derecho del pueblo a decidir

IRLANDA – PAUL MURPHY DENUNCIA LA REPRESIÓN EN CATALUNYA Y APOYA EL DERECHO DEL PUEBLO A DECIDIR

Izquierda Revolucionaria, Estado Español
Publicamos a continuación el video de la intervención en la que el compañero Paul Murphy – miembro del Socialist Party ( CIT en Irlanda) y diputado por Solidarity – pide que el gobierno Irlandés se pronuncie condenando la represión franquista que el PP está llevando a cabo contra los derechos democráticos de la mayoría.
Frente a las evasivas de la Ministra de Exteriores del gobierno de Irlanda, Paul Murphy insiste en que lo que está ocurriendo no es más que una vulneración flagrante de los derechos democráticos más básicos– del legítimo derecho a decidir del pueblo catalán – y también del derecho a la libertad de expresión, de reunión y manifestación, algo propio de una dictadura.
Resalta las movilizaciones multitudinarias que están tomando lugar en las calles de todo Catalunya, la brillante respuesta de los estibadores que se han negado a operar los buques que alojan a los efectivos policiales enviados a reprimir el referéndum y las protestas y resalta también la huelga general estudiantil convocada por el Sindicato de Estudiantes para el próximo 28 de septiembre.
Paul Murphy muestra todo su apoyo y solidaridad con los jóvenes y trabajadores que en Catalunya y en el resto del Estado están saliendo a luchar para defender sus derechos y de forma especial a todos aquellos que están impulsando y apoyando la consigna de la necesidad de una huelga general de trabajadores en Catalunya para responder la represión del PP y hacer efectivo el derecho a decidir. ¡Muchas gracias compañero! ¡La lucha de la clase obrera y la juventud es internacional!

VER VIDEO

TODA NUESTRA SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO CATALÁN

Posted by Nuestra publicación: on jueves, septiembre 21, 2017
Toda nuestra solidaridad con el pueblo catalán, por el derecho a decidir de los pueblos.

TODA NUESTRA SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO CATALÁN, POR EL DERECHO A DECIDIR DE LOS PUEBLOS.


Chile, 21 de septiembre de 2017
En nombre del Movimiento Democrático Popular de Chile* queremos manifestar nuestra solidaridad con el pueblo de Catalunya. A pocos días de conmemorar el golpe de Estado de 1973 en Chile, y la muerte del presidente Salvador Allende, junto con decenas de miles de trabajadores y jóvenes durante los años de la brutal dictadura cívica militar, vemos con preocupación que en España se intenta aplastar el autogobierno catalán y el derecho a la autodeterminación de los pueblos.
El gobierno derechista del PP ha decidido utilizar la represión masiva para impedir al pueblo de Catalunya ejercer su derecho a decidir. En una operación que recuerda a los tiempos de la dictadura franquista, efectivos de la guardia civil han detenido a 14 cargos de la Generalitat responsables del referéndum del 1 de octubre.
Nada más conocerse las primeras noticias de estas acciones autoritarias, hemos visto como miles de jóvenes y trabajadores se han tomado las calles de Barcelona y muchas otras ciudades para responder a la represión y defender la libertad y los derechos del pueblo catalán.
Un ataque sin precedentes contra los derechos y libertades democráticas.
La idea de que el referéndum del 1 de octubre representa un “golpe de Estado” y es una imposición “antidemocrática” contra un sector de la población catalana, es una de las mayores mentiras que intentan vender los medios de comunicación al servicio de la burguesía española.
En una votación democrática sobre la autodeterminación, toda persona que no apoye la independencia tiene la opción clara de no votar o hacerlo por el no.
Esta ofensiva represiva franquista ha sido contestada en las calles de manera valiente y decidida por la población catalana, y el carácter multitudinario de esta reacción ejemplar sólo va a seguir creciendo día a día.
Esto puede ser el detonante para que el enorme malestar social que existe en Catalunya cuaje en una auténtica rebelión social que derrote al Estado, al PP y sus políticas reaccionarias.
Es indudable que la represión desatada desde el PP es una sacudida para millones de trabajadores y jóvenes de los barrios populares de toda Catalunya. Las imágenes de la Guardia Civil practicando detenciones, y de Rajoy jactándose de manera arrogante de sus medidas represivas, están impactando en la conciencia de millones —dentro y fuera de Catalunya— porque son una repetición de lo que vivieron generaciones enteras bajo el franquismo, en Chile nos recuerda la represión de la dictadura de Pinochet.
Toda nuestra solidaridad con el pueblo catalán en su lucha por la autodeterminación, pueblo que siempre fue solidario con el pueblo chileno en las épocas tenebrosas de la dictadura.

(*) El Movimiento Democratico Popular MDP está conformado por Izquierda Cristiana, Movimiento Recuperemos Chile, Movimiento Socialista Allendista – Socialismo Revolucionario, Ukamau e independientes de izquierda.

México - Sismo... catástrofe y solidaridad popular

Posted by Nuestra publicación: on miércoles, septiembre 20, 2017
México – Sismo… catástrofe y solidaridad popular

Sismo… catástrofe y solidaridad popular

 
Las catástrofes suelen revelar la realidad de nuestra sociedad, por un lado la incapacidad del Estado, la mezquindad de los capitalistas más preocupados por sus ganancias que en usar su riqueza para atender a la catástrofe, y por otro el instinto de solidaridad de la clase trabajadora. Ahora le tocó a Morelos, Puebla y Ciudad de México, sufrir la peor parte de los efectos de un sismo de 7.1 con epicentro en Alxochiapan, Morelos, sumando ahora mismo más de 130 muertos, apenas a poco más de una semana del terrible terremoto que azotó y cobró la vida de al menos 90 personas en Oaxaca y Chiapas.
Para que una catástrofe se convierta en tal, es necesario que ocurra una amenaza natural o humana y que al mismo tiempo exista vulnerabilidad, es decir, malas condiciones en las escuelas, trabajos, viviendas, incapacidad para enfrentar el evento y falta de planeación de las ciudades, además de protocolos de construcción de escuelas, hospitales y viviendas sencillamente ignorados para rentabilizar aún más las ganancias de las constructoras. Desafortunadamente eso es lo que tenemos ante nosotros, la mayoría de los mexicanos, vivimos en un territorio predispuesto a catástrofes naturales, pero estas suelen agravarse por las malas condiciones en las que vivimos.
Aun así, es la mayoría de la población, la más afectada, la que sale a las calles, a colaborar, a solidarizarse, a aportar recursos de todo tipo: su mano de obra para recoger los escombros, en las cadenas humanas o aportando herramientas de rescate y acopio de víveres, incluso informando y estando al pendiente de lo que se necesite, esta mayoría entiende que si no es por nosotros mismos, difícilmente lograremos reponernos de una catástrofe como esta.
La explotación laboral que impide interrumpir el trabajo cuando es necesario salir y salvar la vida, la intensión de control en las escuelas por la que se coloca torniquetes, la necesidad de proteger la propiedad privada, con rejas, bardas, etc. que dificultan el libre paso, y hasta la corrupción que escatima lo más que puede en materiales de construcción son sólo algunas de las explicaciones de porque somos tan vulnerables, incluso elementos como el hacinamiento en la Ciudad de México, producto de la migración intra estatal a falta de oportunidades laborales y de estudio en provincia. Por lo tanto quien menos tiene cara para poner en la foto, son los gobernadores, los representantes del Estado actualmente y del pasado, son los principales responsables de la gran vulnerabilidad en la que vivimos frente a eventos catastróficos en las ciudades y pueblos del país.
Por otro lado, una vez más se ha evidenciado la incapacidad del Estado para responder a tiempo, al edificio de costureras de la calle bolívar, en el centro de la Ciudad de México, el ejército llegó 12 horas después. También han quedado claras sus prioridades, entre las cuales aparecen en primera plana los daños en la Ciudad de México, en zonas como Polanco, La Condesa y La Roma, cuando hubo cuantiosos daños más allá de las zonas en donde vive la gente acomodada. No es sino hasta más tarde cuando empiezan a figurar las zonas populares, los efectos en los otros estados, en donde los colapsos aguardan personas vivas, los apagones afectan a 3.8 millones de personas y las zonas oscuras se convierten en zonas de peligro delincuencial, por donde no circulan las patrullas. Las regiones mas remotas como Tlahúac y Xochimilco no han recibido apoyo.
Por mucho que quieran salir en la foto con lágrimas de cocodrilo, la podredumbre del gobierno y la mezquindad de las grandes empresas, que tenemos bien conocidas, salen a relucir especialmente en estos momentos.
1) Exigimos que las grandes empresas constructoras aporten su maquinaria para la remoción de escombros.
2) Exigimos a las grandes y millonarias empresas farmacéuticas aporten gratuitamente, los medicamentos que tanta falta hacen.
3) Organicemos brigadas populares y acopio de medicamentos. Sólo el pueblo salva al pueblo.
Organicemos los rescates, la solidaridad y la reconstrucción de una nueva sociedad, únete a las brigadas y al acopio que se llevarán a cabo en la cafetería La Luciérnaga, Local 4 calle Isabela Católica #109, col. Centro. A partir de las 7am del 20 de septiembre de 2017.

¡EL 28 DE SEPTIEMBRE GRAN HUELGA GENERAL ESTUDIANTIL EN CATALUNYA!

Posted by Nuestra publicación: on miércoles, septiembre 20, 2017

¡El 28 de Septiembre gran Huelga General estudiantil en Catalunya!
 
¡Hay que derrotar la ofensiva franquista del PP en Cataluñya!
¡Todos los estudiantes a la lucha para defender los derechos democráticos. Asambleas, paros y manifestaciones ya!
Volem Votar!
El Partido Popular y un aparato del Estado heredero de la dictadura franquista, ha lanzado una ofensiva represiva sin precedentes contra los derechos democráticos del pueblo catalán. Las órdenes a los Mossos, Guardia Civil y Policía Nacional de impedir la consulta del 1-O y el desplazamiento masivo de efectivos policiales a Catalunya con este objetivo; la incautación masiva de hojas, carteles y papeletas; la detención de activistas, el registro de imprentas y medios de comunicación, y la puesta en práctica de la censura informativa; la prohibición de actos en Catalunya, Madrid, Euskal Herria para hablar del derecho a decidir; las amenazas penales a alcaldes y voluntarios…todo esto no ha sido suficiente, y el PP ha detenido a 13 cargos de la Generalitat, intervenido las cuentas del Govern, y suspendido de hecho el Estatut y la autonomía de Catalunya.
¡Esto apesta a franquismo! Nunca en cuarenta años habíamos vivido un ataque similar contra nuestros derechos democráticos. Desde el PP y el Estado están empeñados en rememorar lo que sucedía en los terribles tiempos de la dictadura pero no vamos a permitir que nos arrebaten lo que tanto costó conquistar a nuestros padres y abuelos. ¡Los que tienen a más de 900 cargos imputados por corrupción, los que han saqueado las arcas públicas para favorecer a ricos y banqueros, los que recortan los servicios más básicos como la educación y la sanidad, los que se niegan a condenar los crímenes de la dictadura franquista, nos hablan de democracia! ¡Esa es su “democracia”, prohibir votaciones, encarcelar a quien se expresa libremente, enviar a la guardia civil para reprimirnos!
El gobierno del PP —respaldado por Ciudadanos y lamentablemente por la dirección del PSOE— ha decidido aplastar por la fuerza, utilizando los mismos métodos del franquismo, el derecho de millones de catalanes, de la inmensa mayoría del pueblo y de la juventud, a decidir sobre la relación que queremos tener con el Estado español, incluido el legítimo derecho a la independencia. Lo que está en juego es muy grave. Estos reaccionarios que dirigen el gobierno central, no sólo socavan los derechos elementales del pueblo de Catalunya, sino que amenazan el conjunto de los derechos democráticos de todos los pueblos y territorios que componen el Estado español.
Todos a las calles: asambleas y paros en institutos y facultades, y para el 28S una gran huelga general estudiantil
Queremos ejercer el derecho de autodeterminación, pero también poder decidir sobre todas las cuestiones que nos afectan. Y por eso no nos subordinamos a la oligarquía catalana ni a sus políticos y partidos. Sabemos que Puigdemont y el PDeCAT son campeones de los recortes y han atacado salvajemente la educación y la sanidad públicas, han privatizado los servicios sociales y mandado a los Mossos d´Esquadra para reprimir nuestras movilizaciones. Ellos, que han actuado en estos aspectos como el PP en el resto del Estado, nunca defenderán la misma Catalunya que nosotros queremos: una república catalana que rompa con la opresión y la explotación capitalista, socialista, que sirva para transformar la sociedad en beneficio de la inmensa mayoría.
Miles de personas hemos tomado ya las plazas y calles en Catalunya y lo vamos a seguir haciendo, y en todos los territorios del Estado se están organizando movilizaciones de apoyo al pueblo catalán, en defensa de los derechos democráticos de todos y todas. Esa es la manera de conquistar realmente nuestro legítimo derecho a decidir, a nuestra libertad de expresión y reunión.
Desde el Sindicato de Estudiantes entendemos que sólo a través de la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud podemos lograrlo y por eso llamamos a todos los jóvenes en Catalunya y a todas las organizaciones estudiantiles de la izquierda, a responder unitariamente poniendo nuestros institutos y facultades en pie de lucha, organizando asambleas masivas y creando comités contra la represión y por el derecho a decidir que organicen paros, concentraciones, hagan propaganda y animen a la participación en cuantas movilizaciones se convoquen… y a confluir todas y todos dando una respuesta multitudinaria el próximo 28 de Septiembre en una gran Huelga General Estudiantil, vaciando las aulas y llenado las calles con un clamor: Libertad para el pueblo catalán, basta de represión franquista.
También consideramos que en este momento trascendental es fundamental que todas las organizaciones de la izquierda, movimientos sociales y sindicatos de clase (CUP, ERC, Catalunya en Comú, Intersindical, CCOO, UGT, CGT…) impulsemos la respuesta más contundente organizando una gran huelga general de 24 horas que paralice todas las empresas y fábricas, transportes, la administración pública y nuestros barrios, en una gran movilización para derrotar el Estado de excepción que el PP está imponiendo.
¡Contra su represión franquista y por el derecho a decidir!
¡Somos la mayoría!
¡Todos a la huelga y las movilizaciones!

El 28 de setembre, Vaga General estudiantil a Catalunya!
Cal derrotar l’ofensiva franquista del PP a Catalunya!
Tots els estudiants a la lluita per a defensar els drets democràtics!
Assemblees, aturades i manifestacions ja!
Volem Votar!
El Partit Popular i un aparell de l’Estat hereu de la dictadura franquista, ha llançat una ofensiva repressiva sense precedents contra els drets democràtics del poble català. Les ordres als Mossos, Guàrdia Civil i Policia Nacional d’impedir la consulta de l’1-O i el desplaçament massiu d’efectius policials a Catalunya amb aquest objectiu; la confiscació massiva de fulls, cartells i paperetes; la detenció d’activistes; el registre d’impremtes i mitjans de comunicació, i la posada en pràctica de la censura informativa; la prohibició d’actes a Catalunya, Madrid, Euskal Herria per a parlar del dret a decidir; les amenaces penals a alcaldes i voluntaris…tot això no ha estat suficient, i el PP ha detingut a 13 càrrecs de la Generalitat, ha intervingut els comptes del Govern, i ha suspès, de fet, l’Estatut i l’autonomia de Catalunya.
Això fa pudor a franquisme! Mai en quaranta anys havíem viscut un atac similar contra els nostres drets democràtics. Des del PP i l’Estat estan obstinats a rememorar allò que succeïa en els terribles temps de la dictadura, però no permetrem que ens arrabassin allò que tant va costar conquerirals nostres pares i avis. Els que tenen a més de 900 càrrecs imputats per corrupció, els que han saquejat les arques públiques per a afavorir a rics i banquers, els que retallen els serveis més bàsics com l’educació i la sanitat, els que es neguen a condemnar els crims de la dictadura franquista, ens parlen de democràcia! Aquesta és la seva “democràcia”, prohibir votacions, empresonar a qui s’expressa lliurement, enviar a la Guàrdia Civil per a reprimir-nos!
El govern del PP —recolzat per Ciutadans i lamentablement pels dirigents del PSOE— ha decidit aixafar per la força, utilitzant els mateixos mètodes del franquisme, el dret de milions de catalans, de la immensa majoria del poble i del jovent, a decidir sobre la relació que volem tenir amb l’Estat espanyol, inclòs el legítim dret a la independència. El que està en joc és molt greu. Aquests reaccionaris que dirigeixen el govern central no només soscaven els drets elementals del poble de Catalunya, sinó que amenacen el conjunt dels drets democràtics de tots els pobles i territoris que componen l’Estat espanyol.
Tothom als carrers: assemblees i aturades en instituts i facultats, i pel 28S una gran vaga general estudiantil
Volem exercir el dret d’autodeterminació, però també poder decidir sobre totes les qüestions que ens afecten. I per això no ens subordinem a l’oligarquia catalana ni als seus polítics i partits. Sabem que Puigdemont i el PDeCAT són campions de les retallades i han atacat salvatgement l’educació i la sanitat públiques, han privatitzat els serveis socials i enviat als Mossos d’Esquadra a reprimir les nostres mobilitzacions. Ells, que han actuat en aquests aspectes com el PP en la resta de l’Estat, mai defensaran la mateixa Catalunya que nosaltres volem: una república catalana que acabi amb l’opressió i l’explotació capitalista, socialista, que serveixi per a transformar la societat en benefici de la immensa majoria.
Milers de persones hem omplert les places i carrers a Catalunya i ho seguirem fent, i a tots els territoris de l’Estat s’estan organitzant mobilitzacions de suport al poble català, en defensa dels drets democràtics de tots i totes. Aquesta és la manera de conquistar realment el nostre legítim dret a decidir, la nostra llibertat d’expressió i reunió.
Des del Sindicat d’Estudiants entenem que només a través de la mobilització massiva de la classe treballadora i el jovent podem aconseguir-ho i per això cridem a tots els joves de Catalunya i a totes les organitzacions estudiantils de l’esquerra a respondre unitàriament, posant els nostres instituts i facultats en peu de lluita, organitzant assemblees massives i creant comitès contra la repressió i pel dret a decidir.Comitès que organitzin aturades, concentracions, facin difusió i animin a la participació a totes les mobilitzacions convocades… i a confluir totes i tots donant una resposta multitudinària el proper 28 de Setembre en una gran Vaga General Estudiantil, buidant les aules i omplint els carrers amb un clam: Llibertat per al poble català, prou de repressió franquista!
També considerem que en aquest moment transcendental és fonamental que totes les organitzacions de l’esquerra, moviments socials i sindicats de classe (CUP, ERC, Catalunya en Comú, IAC, CCOO, UGT, CGT…) impulsem una resposta contundent organitzant una gran vaga general de 24 hores que paralitzi totes les empreses i fàbriques, transports, l’administració pública i els nostres barris, en una gran mobilització per a derrotar l’Estat d’excepció que el PP està imposant.
Contra la repressió franquista i pel dret a decidir!
Som la majoria!
Tothom a la vaga i a les mobilitzacions!
Barcelona: Pl. Universitat
Tarragona: Pl Imperial Tàrraco

OFENSIVA FRANQUISTA DEL PP EN CATALUNYA – ¡PARA DERROTAR LA REPRESIÓN Y DEFENDER LOS DERECHOS DEMOCRÁTICOS: CONVOCAR HUELGA GENERAL YA!

Posted by Nuestra publicación: on miércoles, septiembre 20, 2017
Ofensiva franquista del PP en Catalunya – ¡Para derrotar la represión y defender los derechos democráticos: convocar Huelga General ya!
¡El pueblo catalán tiene derecho a decidir!Después de días de una ofensiva policial y judicial sin cuartel en la que los derechos democráticos han sido pisoteados con saña, el gobierno del PP ha decidido utilizar la represión masiva para impedir al pueblo de Catalunya ejercer su derecho a decidir. En una operación que recuerda a los tiempos de la dictadura franquista, efectivos de la guardia civil han detenido a 14 cargos de la Generalitat responsables de la organización del referéndum del 1-O. Nada más conocerse las primeras noticias de estas acciones autoritarias, miles de jóvenes y trabajadores hemos tomado las calles de Barcelona y muchas otras ciudades para responder a la represión y defender la libertad y los derechos del pueblo catalán.
La incautación de propaganda asaltando imprentas y locales, la imposición de una masiva censura informativa, las detenciones de jóvenes por pegar carteles, las amenazas penales contra cientos de alcaldes, los registros indiscriminados en sedes del Govern e intentos de asaltos a sedes de la CUP, la prohibición de actos sobre el derecho a decidir en Madrid, Gasteiz, Gijón, la intervención de las finanzas de la Generalitat desde el gobierno central, o el envío de miles de efectivos policiales a Catalunya para intimidar a la población e implementar lo que de facto es un estado de excepción… esta es la receta con la que el PP, el aparato del Estado, Ciudadanos y, muy lamentablemente la dirección del PSOE, pretenden impedir que el pueblo de Catalunya ejerza su derecho a votar la relación que quiere tener con el Estado español, incluido su legítimo derecho a la independencia.
Un ataque sin precedentes contra los derechos y libertades democráticas
La ofensiva policial ha sido preparada de antemano por el gobierno.Tan es así que Rajoy se reunió a primeras horas del miércoles 20 de septiembre con Pedro Sánchez en La Moncloa y posteriormente con Albert Rivera. ¡Que escándalo ver a los dirigentes del PSOE apoyando esta ofensiva franquista contra el pueblo de Catalunya!
La complicidad de los actuales dirigentes del PSOE con el PP para amordazar al pueblo catalán e impedir que se vote el próximo día 1 de octubre, pasará a la historia de la socialdemocracia como una de sus páginas más infames. Estas son las consecuencias nefastas de abrazar durante años el nacionalismo españolista y fundirse con la clase dominante en todos los asuntos esenciales. No sólo han abandonado el punto de vista del socialismo respecto a la cuestión nacional —que siempre ha defendido el derecho a la autodeterminación de las naciones oprimidas—, los dirigentes del PSOE aunque llamen retóricamente a la “negociación”, se han colocado en los hechos al lado de los franquistas que niegan que Catalunya sea una nación y están dispuestos a emprender una nueva “cruzada”, recurriendo a la violencia y la represión del Estado, para demostrarlo.
La idea de que el referéndum del 1-O representa un “golpe de Estado” y es una imposición “antidemocrática” contra un sector de la población catalana, es una de las mayores mentiras que intentan vender los medios de comunicación al servicio de la burguesía española. Y un absurdo en sí mismo. Si tan seguro está el Estado, el PP y los partidos que se subordinan a ellos, de que los independentistas son una minoría, ¿por qué no aceptar las urnas? ¿Por qué impedir la votación? ¿Por qué en Venezuela sí pero en Catalunya no?
En una votación democrática sobre la autodeterminación, toda persona que no apoye la independencia tiene la opción clara de no votar o hacerlo por el NO. Partidos como el PP, Cs o el PSOE, que defienden la legalidad emanada del 78, tienen una gran cantidad de recursos y de influencia para hacer una campaña a favor de sus argumentos y contra la independencia. Por eso mismo, la auténtica razón que explica la actitud cerril de la derecha y del Estado no es que defiendan la democracia, sino todo lo contrario: es que niegan que el pueblo de Catalunya tenga derecho a decidir y que Catalunya sea una nación. Su posición no es más que la continuación de una línea de conducta que ha manifestado históricamente la burguesía española y su Estado centralista, aplastando manu militari la mayoría de las veces las aspiraciones democrático-nacionales de Catalunya, Euskal Herria y Galiza. Eso fue lo que sucedió bajo la dictadura franquista, y desde la Transición cualquier avance en estos derechos ha sido siempre el resultado de la movilización masiva.
En una rueda de prensa flanqueado por todos sus consejeros, el President de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha señalado la realidad de la situación: “El Estado español ha suspendido de facto el autogobierno de Catalunya y ha aplicado de facto un estado de excepción”. Resulta realmente increíble que el dirigente de un partido nacionalista burgués tenga que decir estas cosas. ¡Hasta dónde ha llegado el PP en pisotear los más elementales derechos democráticos! Ahora se ve con toda claridad por qué el partido de Rajoy siempre se ha negado a condenar la dictadura franquista, y se puede apreciar lo que los marxistas siempre hemos defendido: que el aparato del Estado está saturado de elementos fascistas y reaccionarios, y que la llamada Transición no los depuró sino que los protegió y alentó.
En efecto. Lo que vivimos en Catalunya es la suspensión práctica del Estatut y del Govern, que tiene anulada sus funciones políticas más importantes. El PP y sus aliados, jaleados por los medios de comunicación de la burguesía españolista, se frotan las manos: por fin se cumple la ley, el Estado de derecho y reina la “democracia”. ¡El partido que está anegado de casos de corrupción, que recorta salvajemente en la educación y la sanidad pública, que ha regalado más de 100.000 millones de euros a los banqueros, que nos desahucia de nuestras casas, nos condena a la precariedad y los bajos salarios, o respalda regímenes dictatoriales como el marroquí o el saudí y alienta las intervenciones militares del imperialismo… este mismo partido nos quiere dar lecciones de democracia!
¡Hay que responder con la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud: Huelga General ya!
Esta ofensiva franquista ha sido contestada en las calles de manera valiente y decidida por la población catalana, y el carácter multitudinario de esta reacción ejemplar sólo va a ir creciendo día a día. Pero es completamente necesario incorporar a esta lucha a la clase obrera, y que ésta se movilice de manera unitaria junto a la juventud y los sectores de la capas medias que ya lo están. Es también necesario impulsar la respuesta fuera de Catalunya, pues esta agresión contra las libertades democráticas representan una amenaza tremenda para el conjunto de la población de todos los territorios, y especialmente para los trabajadores, los jóvenes y sus organizaciones combativas.
Desde Esquerra Revolucionària apoyamos totalmente las movilizaciones que se están desarrollando por toda Catalunya y en el Estado español, pero si queremos doblegar el asalto autoritario perpetrado desde el gobierno central es urgente que el conjunto de la izquierda que lucha, los movimientos sociales y sindicatos de clase (CUP, ERC, Catalunya en Comú, Intersindical, CCOO, UGT, CGT…) pongamos manos a la obra organizando la respuesta más contundente posible, y esto sólo se puede lograr convocando ya una gran huelga general de 24 horas con la que paralicemos toda la vida económica y social de Catalunya.
Una huelga general en Catalunya que debe ir acompañada de un llamamiento a la movilización de la clase trabajadora y la juventud del resto del Estado español en apoyo al pueblo catalán y a sus derechos democráticos, pero que también debe ser un punto de inflexión para que la izquierda que lucha tome la dirección de este proceso, y una la defensa del derecho de autodeterminación con un programa contra la austeridad y los recortes sociales. Una movilización de estas características es el camino más efectivo para derrotar al PP y sus políticas franquistas, y lograr la salida de la derecha catalanista del Govern de Catalunya.
Por la república socialista catalana
La razón fundamental que ha impedido hasta el momento que el enorme malestar social que existe en Catalunya cuaje en una auténtica rebelión social que derrote al Estado, al PP y sus políticas capitalistas, es que las formaciones parlamentarias a la izquierda de la socialdemocracia (CUP, Podemos, Catalunya en Comú, Izquierda Unida), y los sindicatos, han renunciado a ponerse al frente de este gran movimiento de masas con un programa que una la lucha por la autodeterminación con las reivindicaciones económicas y sociales que demanda la mayoría de la clase obrera, la juventud y los sectores populares.
Se ha cedido la dirección formal de la lucha contra el Estado y el gobierno del PP al PDeCAT, permitiendo que estos políticos burgueses puedan aparecer como las únicas víctimas de la política autoritaria de la derecha españolista. Esto ha mantenido una división negativa entre la clase trabajadora. La dirección del “procés” por parte del PDeCAT no suma, como defienden los dirigentes de CUP y ERC, resta. Incluso desde el punto de vista de la defensa de los derechos nacionales, los dirigentes del PDeCAT buscaron todas las excusas posibles para no convocar el referéndum. Finalmente, la presión del movimiento y la evidencia de que si no lo hacían perderían estrepitosamente las elecciones les llevó (con muchas divisiones internas) a poner fecha.
A pesar de los deseos de la reacción y de su grosera manipulación de los hechos, vomitada constantemente en los medios de comunicación, la realidad es que los millones de jóvenes y trabajadores que no votaron en la consulta del 9-N o no acudieron a la Diada no rechazan el derecho a decidir. La gran mayoría de ellos se han movilizado contra todo lo que el PP representa: los recortes, los desahucios, la corrupción… Si no han hecho lo mismo en apoyo al referéndum hasta ahora, es porque liderando el “procés” están Puigdemont y Mas, los del Caso Palau y la trama de corrupción del 3%, los mismos que siempre han estado al lado del PP contra los trabajadores, aprobando las reformas laborales, recortes en salud y educación, o las privatizaciones.
Pero ahora todo esto puede cambiar. Es indudable que la represión desatada desde el PP es una sacudida para millones de trabajadores y jóvenes de los barrios obreros de toda Catalunya. Las imágenes de la Guardia Civil practicando detenciones, y de Rajoy jactándose de manera arrogante de sus medidas represivas, están impactando en la conciencia de millones —dentro y fuera de Catalunya— porque son una repetición de lo que vivieron generaciones enteras bajo el franquismo. No hay que olvidar que los derechos democráticos que hoy disfrutamos, incluido el Estatut y el restablecimiento de la Generalitat, fue el producto de la movilización masiva de los trabajadores en Catalunya, muchos de ellos inmigrantes que con sus familias poblaban y pueblan las localidades del cinturón rojo de Barcelona y otras ciudades,
Ahora mismo se dan todas las condiciones para unir a los millones que ya están movilizados, dispuestos a defender en las calles el referéndum, con los sectores que también quieren luchar contra la represión pero desconfían del PDeCAT. Si los dirigentes de la izquierda estatal y catalana, y los sindicatos de clase, llaman a la huelga general y movilizan a la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares, dentro y fuera de Catalunya,  por el derecho a decidir, contra el PP y la represión del Estado, desmarcándose claramente del PDeCAT —algo que la CUP debería hacer inmediatamente, rompiendo su pacto parlamentario con la derecha catalanista— y ligando esta batalla a la lucha contra los recortes, por empleo digno, la sanidad y la educación pública… no sólo sería posible frenar la represión sino abrir paso a gobiernos de izquierdas y a la república socialista catalana.
El único modo de hacer efectivo el derecho de autodeterminación es unificando a la gran mayoría de la población en Catalunya, y en primer lugar a la poderosa clase obrera catalana, con un programa que vincule de manera inseparable, como dos caras de la misma moneda, la lucha por la autodeterminación y la lucha contra el capitalismo. De la mano de la burguesía catalana es imposible una verdadera liberación social y nacional de Catalunya.
Desde Esquerra Revolucionària llamamos a todos los trabajadores y jóvenes de Catalunya a luchar de manera decidida contra este golpe autoritario del PP y el Estado, por el derecho a decidir y poder ejercer el voto el 1-O, y por una república socialista catalana que acabe con los recortes, que creé millones puestos de trabajo con derechos y salarios dignos, que ponga fin a los desahucios, y que nacionalice la banca y las grandes empresas para colocar la riqueza al servicio de las necesidades de la mayoría.
Esta república socialista catalana generaría una simpatía arrolladora entre los trabajadores del resto del Estado (que tienen el mismo enemigo, la burguesía, y sufren los mismos ataques) y en todos los demás países de Europa, abriendo una senda para la transformación social y la liberación de todos los pueblos oprimidos.
¡Contra la represión y por el socialismo, únete a Esquerra Revolucionària!

NUEVA EDICIÓN EN ESPAÑA DE “DIEZ DÍAS QUE ESTREMECIERON EL MUNDO”, DE JOHN REED

Posted by Nuestra publicación: on miércoles, septiembre 20, 2017
Nueva edición en España de “Diez días que estremecieron el mundo”, de John Reed

 

En España la Fundación Federico Engels ha editado “Diez días que estremecieron al mundo”, el libro  que el revolucionario estadounidense John Reed, escribió sobre la Revolución Rusa como testigo presencial y al poco tiempo de que esta tuvo lugar.La propia Fundación o explica así: Como parte de las actividades de la FUNDACIÓN FEDERICO ENGELS para conmemorar el centenario de la Revolución Rusa hemos editamos uno de los libros que mejor permiten comprender el significado profundo de esa revolución: Diez días que estremecieron el mundo, del comunista estadounidense John Reed, escrito poco después de la misma, entre 1918 y 1919.La introducción de esta nueva edición corre a cargo de Peter Taaffe, un histórico del movimiento trotskista: fundador de Militant —la organización revolucionaria más importante de la década de los 80 en Gran Bretaña—, en la actualidad es el secretario general del Socialist Party England & Wales (Partido Socialista de Inglaterra y Gales) y dirigente del Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT/CWI). A continuación publicamos la introducción e invitamos a todos los seguidores de la FFE y amigos y simpatizantes de Izquierda Revolucionaria a adquirir esta obra extraordinaria.
Una obra excepcional sobre la revolución de octubre
Peter Taaffe • Secretario General del Socialist Party England & Wales
La publicación, por la Fundación Federico Engels, de Diez días que estremecieron el mundo, del gran John Reed, no podía llegar en un momento más apropiado para celebrar el centenario de la Revolución Rusa. De la primera a la última página, el autor narra de una manera apasionante y vibrante la Revolución de Octubre, hasta el momento el acontecimiento más grande de la historia de la humanidad.
Aunque escrito hace cien años, responde a todas las mentiras y deformaciones que actualmente vomitan los comentaristas e historiadores capitalistas sobre los acontecimientos revolucionarios, el partido bolchevique y sus principales dirigentes, en particular Vladímir Ilich Lenin y León Trotsky. Como deja claro John Reed en el libro, sin ellos la revolución no se habría producido.
En la primera línea de su prefacio, Reed escribe: “Este libro es un fragmento de intensa historia, de historia tal como yo la presencié. Tan sólo pretende ser un relato detallado de la Revolución de Octubre, cuando los bolcheviques, a la cabeza de los obreros y soldados, conquistaron en Rusia el poder del Estado y lo entregaron a los sóviets”.
Reed señala que, en las primeras etapas, después de la Revolución de Febrero, los bolcheviques eran un pequeño grupo político de sólo 8.000 miembros. Eran ampliamente calumniados por sus detractores —tanto desde las filas de la burguesía como desde los partidos socialistas conciliadores con esta—, hasta el punto de acusar a Lenin de ¡ser un espía a sueldo del alto mando alemán! Como Reed explica, inicialmente los sóviets estaban dominados por los mencheviques y los eseristas, que se negaban a satisfacer las demandas de las masas, como la jornada de ocho horas, el reparto de la tierra a los campesinos, el derecho de autodeterminación para las naciones oprimidas por el zarismo o poner fin a la guerra imperialista con una paz democrática sin anexiones.
El papel de la dirección
Los trabajadores y campesinos, en particular los diez millones de soldados rusos exhaustos por la Primera Guerra Mundial, anhelaban el final de la carnicería. Con frecuencia, la guerra puede convertirse en la “partera” de la revolución, acelerando enormemente los acontecimientos. Sin mediar la guerra, es probable que la Revolución Rusa se hubiera desarrollado a lo largo de un período más prolongado, similar a lo que sucedió con la revolución española de 1931-1937.
Las reivindicaciones de las masas rusas eran muy sencillas: paz, pan y tierra. Sin embargo, para el campesino que luchaba en las fétidas trincheras de la Primera Guerra Mundial, de nada serviría la futura promesa de tierra o libertad si perecía en la guerra. Por lo tanto, era necesario poner fin inmediatamente a la masacre imperialista, la misma necesidad que tenía el obrero.
Después de la Revolución de Febrero, el desencanto y la rabia de las masas ante la negativa de acabar con la guerra de los ministros “socialistas” que participaban en los gobiernos de coalición con la burguesía, junto a la reintroducción de la pena de muerte en el ejército, se expresó en la rebelión de los soldados y los trabajadores de Petrogrado. Fueron las jornadas de Julio, duramente reprimidas por la burguesía y sus socios “socialistas”. En todas las revoluciones suceden acontecimientos similares. La clase obrera siente que el poder está a su alcance y sale a las calles para obligar a sus dirigentes a completar la revolución.
La clase obrera de Barcelona actuó de la misma forma en mayo de 1937, en un intento de derrotar la ascendente contrarrevolución burguesa-estalinista. Si los dirigentes del POUM hubieran actuado decididamente apoyando a los trabajadores y a los miles de militantes anarquistas que se levantaron, proporcionándoles un programa y una estrategia socialistas para tomar el poder y lanzar una guerra revolucionaria contra el fascismo, los acontecimientos podrían haberse desarrollado de manera muy diferente. El efecto del triunfo y la consolidación de la revolución socialista en Catalunya habría tenido repercusiones profundas en el resto del Estado español e internacionalmente. Tanto el fracaso de la revolución española como el triunfo de la Revolución de Octubre muestran la importancia excepcional del factor subjetivo, esto es, de una dirección marxista consecuente capaz de orientarse correctamente en el curso de los acontecimientos revolucionarios.
Los bolcheviques siempre se opusieron a una insurrección prematura, y no obstante, cuando los soldados y la vanguardia de la clase obrera de Petrogrado se alzaron en julio, se pusieron al frente del movimiento, para mitigar los daños y conservar lo fundamental de sus fuerzas para la lucha más decisiva que estaba por llegar. Numerosos dirigentes fueron encarcelados, como Trotsky, mientras Lenin pasó a la clandestinidad en Finlandia. Increíblemente, algunos “historiadores” burgueses actuales, desde la seguridad de sus despachos, acusan a Lenin de “cobardía” por ello. La realidad es que, si Lenin llega a permanecer en Petrogrado, sin duda habría sido asesinado por las fuerzas contrarrevolucionarias, como sucedió con Rosa Luxemburgo y Karl Liebknecht tras el fracaso de la insurrección espartaquista de enero de 1919 en Alemania, lo que probablemente habría supuesto la decapitación de la Revolución Rusa.
Sólo con la mera narración de los hechos, John Reed ya logra transmitir la importancia crucial del partido bolchevique y su capacidad para proporcionar una dirección a la revolución, algo que está directamente relacionado con el papel de Lenin y Trotsky en particular. Fueron sus políticas y tácticas en cada giro de los acontecimientos las que hicieron posible la victoria de los trabajadores rusos.
Incluso durante la Revolución de Febrero, sólo Lenin —que se hallaba en Suiza— y Trotsky —que estaba en Nueva York— consideraron que aquellos acontecimientos representaban el principio de la revolución socialista mundial. Antiguos seguidores de Lenin, los llamados “viejos bolcheviques”, como Kámenev y Stalin, que estaban en Petrogrado, dieron un “apoyo crítico” al Gobierno Provisional de coalición entre la burguesía liberal y los mencheviques y eseristas. Y lo hicieron desde las páginas del periódico del partido, Pravda, como quedó atestiguado en numerosos artículos y editoriales salidos de su pluma. Todavía en Suiza, Lenin exigió la ruptura absoluta con esa política desastrosa, y nada más llegar a Petrogrado lo plasmó en sus célebres Tesis de Abril, que proporcionaron al partido la nueva orientación política que culminaría con el triunfo en octubre. Lenin enfatizó su posición en la siguiente frase: “Ninguna confianza en el Gobierno Provisional, particularmente en Kérenski”.
Las masas estaban llegando a las mismas conclusiones que Lenin, como Reed evidencia cuando cita las palabras de un soldado ruso: “Estamos en guerra con Alemania. ¿Invitaríamos a los generales alemanes a participar en nuestro Estado Mayor? Pues también estamos en guerra con los capitalistas y, sin embargo, los invitamos a participar en nuestro gobierno (…) El soldado quiere saber por qué lucha. ¿Por Constantinopla o por una Rusia libre? ¿Por la democracia o por los ladrones capitalistas? Si podéis demostrarme que lucho por la revolución, entonces marcharé al combate sin necesidad de ser obligado bajo amenaza de pena de muerte (…) Cuando la tierra pertenezca a los campesinos, las fábricas a los obreros y el poder a los sóviets, entonces sabremos que tenemos algo por lo que luchar y lucharemos por ello”. Estas palabras sencillas representan la instintiva oposición de clase a todas las coaliciones capitalistas, de ayer y de hoy, con los representantes políticos de las clases propietarias.
Tras meses —que parecieron años— de constante sabotaje capitalista, de prolongación de la guerra, de ataques a las conquistas de la revolución, de amenazas a los bolcheviques y a la vanguardia de la clase obrera, todo descrito gráficamente por John Reed, la influencia de los bolcheviques entre la clase obrera, los campesinos y las tropas creció espectacularmente. Particularmente en agosto, tras la derrota del intento de golpe militar del general Kornílov, el látigo de la contrarrevolución dio un enorme impulso al proceso revolucionario. Los bolcheviques exigían la reunión del Congreso de los Sóviets de toda Rusia, así como que estos se hiciesen cargo del poder. “Rápidamente —escribe Reed— los bolcheviques lograron la mayoría en el Sóviet de Petrogrado, y lo mismo pasó en los sóviets de Moscú, Kiev, Odessa y otras ciudades”.
Entonces, vuelve a señalar John Reed, los conciliadores, junto a la clase dominante, “decidieron que le tenían más miedo a Lenin que a Kornílov” y llevaron a cabo una política de dilación y sabotaje con el objetivo de debilitar y desarmar a las masas. “Mientras tanto, el Congreso de los Sóviets aparecía como una nube de tormenta cargada de relámpagos en el horizonte de Rusia (…) El mar de fondo de la revuelta ascendía y comenzaba a romper la costra que durante todos los meses anteriores se había ido formando lentamente en la superficie de la lava revolucionaria latente”.
La insurrección y el poder
El comité central bolchevique discutió la cuestión de llevar a cabo la insurrección, y contaba para ello con el apoyo de la inmensa mayoría de las masas. John Reed suministra numerosos ejemplos de esto y, como comprobarán los lectores por sí mismos, se trataba de una auténtica expresión de la voluntad y las aspiraciones del pueblo trabajador, los campesinos y los soldados, de las naciones oprimidas, y no del “golpe de Estado” que, con tanto cinismo e insistencia, esgrimen los comentaristas burgueses para descalificar lo que fue la revolución más participativa, democrática y popular de la historia.
La clase obrera, el campesinado y los soldados, que comenzaban a impacientarse, abrazaron la revolución. “Sin embargo —señala Reed—, el ala derecha de los bolcheviques, bajo la dirección de Riazánov, Kámenev y Zinóviev, continuó su campaña contra la sublevación armada”. Reed también analiza la opinión tajante de Lenin una vez tenidas en cuenta todas las consideraciones: “Sólo caben dos posibilidades: o ponerse del lado de los Lieber-Dan y abandonar abiertamente la consigna de ‘Todo el poder a los sóviets’, o lanzarse a la insurrección. No hay término medio”. Y explica que “entre los cuadros, sólo Lenin y Trotsky eran favorables a la insurrección”.
Las masas dejaron claro su acuerdo con Lenin y Trotsky:
Entonces se levantó un obrero, con el rostro crispado de rabia:
–Hablo en nombre del proletariado de Petrogrado –dijo con aspereza–. Nosotros estamos a favor de la insurrección. Haced lo que queráis, pero ya os digo que, si dejáis que aplasten a los sóviets, estaréis acabados para nosotros.
Varios soldados se le unieron. Se volvió a votar; la insurrección fue aprobada.
Una vez que la insurrección estuvo asegurada en Petrogrado, se extendió, aunque con cierto retraso, a Moscú y otras partes. John Reed describe de forma inolvidable los momentos que se sucedían durante la celebración del Congreso de los Sóviets, que aprobó la toma del poder:
Continuaron otros oradores, aparentemente sin orden ni concierto. Un delegado de los mineros de la cuenca del Don pidió que se tomaran medidas contra Kaledín, quien podía cortar el aprovisionamiento de carbón y víveres a la capital. Varios soldados, recién llegados del frente, transmitieron el entusiasta saludo de sus regimientos… Finalmente, Lenin se puso en pie. Manteniéndose en el borde de la tribuna, paseó sobre los asistentes sus ojillos semicerrados, aparentemente insensible a la inmensa ovación, que se prolongó durante varios minutos. Cuando esta terminó, dijo simplemente:
–Ahora procederemos a la edificación del orden socialista.
En la sala se produjo nuevamente un sobrecogedor rugido humano.
Escenas similares de emoción y júbilo estallaron en las trincheras cuando los soldados aclamaron el final de la odiada guerra, y en las fábricas, donde los trabajadores eran los amos. Igualmente, los campesinos dieron la bienvenida a la decisión del Congreso de los Sóviets que les invitaba a tomar el control de la tierra y los latifundios.
John Reed relata también un incidente revelador sucedido cuando una delegación de cosacos, que en el pasado habían actuado como guardia pretoriana del viejo régimen, se presentó en el Smolny para ver a Trotsky y a Lenin:
Les preguntaron si era cierto que el gobierno soviético tenía intención de repartir las tierras cosacas entre los campesinos de la Gran Rusia.
–No –respondió Trotsky.
Los cosacos deliberaron durante un rato.
–Bien –dijeron–, ¿tiene el gobierno soviético la intención de confiscar las tierras de los grandes propietarios agrarios cosacos y repartirlas entre los cosacos laboriosos?
A esto contestó Lenin:
–Eso es cosa vuestra. Nosotros apoyaremos todas las acciones de los cosacos laboriosos (…) Lo mejor es empezar formando sóviets cosacos; estaréis representados en el CEC, y entonces el gobierno soviético también será vuestro gobierno.
Los cosacos partieron, pensando mucho. Dos semanas más tarde, el general Kaledín recibía a una delegación de sus tropas.
–¿Nos promete usted –le preguntaron los delegados– repartir las grandes propiedades de los terratenientes cosacos entre los cosacos laboriosos?
–¡Por encima de mi cadáver! –respondió Kaledín.
Un mes más tarde, viendo a su ejército desintegrarse ante sus ojos, Kaledín se saltó la tapa de los sesos.
Con hechos, y no sólo con palabras; así cimentó el apoyo fervoroso de la aplastante mayoría de las masas el nuevo Estado obrero democrático:
Ejército tras ejército y flota tras flota enviaban delegaciones a Petrogrado, “contentos de saludar al nuevo gobierno del pueblo”. Un día, delante del Smolny, vi llegar a un regimiento andrajoso procedente de las trincheras. Los soldados, flacos y demacrados, formaron ante la amplia entrada, contemplando el edificio como si dentro se encontrara Dios.
La revolución mundial
Así se abrió un nuevo capítulo glorioso para la clase obrera y la humanidad a escala mundial. La Revolución Rusa tuvo reverberaciones en prácticamente todos los países de Europa —detonando revoluciones en Alemania, Italia, Hungría…— y en todos los continentes.
En medio de la agitación revolucionaria en Rusia, Trotsky tuvo tiempo para hablar con John Reed sobre las implicaciones internacionales de la Revolución de Octubre: “Al final de esta guerra, veo una Europa renovada, pero no por los diplomáticos, sino por el proletariado. La República Federal Europea —los Estados Unidos de Europa—, esto es lo que hay que conseguir. La autonomía nacional ya no es suficiente. La evolución de la economía exige la abolición de las fronteras nacionales. Si Europa continúa dividida en grupos nacionales, entonces el imperialismo retomará su tarea”.
Los bolcheviques nunca concibieron una Rusia “económicamente subdesarrollada” preparada para el socialismo por sí sola. Desde que Carlos Marx y Federico Engels formularon los principios científicos del programa socialista, el socialismo implica una productividad del trabajo muy superior a la de cualquier país o continente bajo el capitalismo. En consecuencia, para llegar al socialismo, Rusia necesitaba alcanzar un nivel más elevado de producción incluso que EEUU, el país capitalista más desarrollado en aquel momento. Esto sólo sería posible sobre la base de la revolución mundial, y la Revolución de Octubre constituía precisamente el principio de la misma. Como Lenin explicó, el capitalismo se había roto por el eslabón más débil de su cadena.
Toda la clase obrera europea, los pueblos oprimidos del mundo colonial y, hasta cierto punto, los trabajadores estadounidenses fueron inspirados por esos diez días que estremecieron el mundo y empujaron en la dirección marcada por sus hermanos y hermanas de clase rusos. En su camino chocaron principalmente no sólo con la fuerza del capitalismo, sino con las traiciones de sus propios dirigentes reformistas, que se negaron a seguir los pasos de los bolcheviques y la política de Lenin y Trotsky. El aislamiento de la Revolución Rusa fue el producto de su negativa cobarde a romper con el capitalismo.
Dependiendo en gran parte de sus propios recursos, Rusia se convirtió en un puesto avanzado pero asediado, necesitando recurrir al racionamiento de sus escasos bienes. Esto llevó, en última instancia, al desarrollo de un estrato burocrático, reflejado en la victoria de Stalin, cuyo ascenso personificó dicho desarrollo. El crecimiento de la burocracia fue un lastre tremendamente oneroso para la economía planificada surgida de la Revolución Rusa. También significó que la burocracia usurpara el poder de los trabajadores creado por la revolución, para sustituirlo por su Estado autoritario, y que su política exterior provocara la pérdida de una serie de oportunidades favorables para que la clase obrera tomase el poder. El fracaso de la revolución alemana de 1923, la derrota de la revolución china de 1925-27 y, más tarde, el aplastamiento de la revolución española certificaron el carácter contrarrevolucionario de esa casta burocrática.
A principios de los años treinta, Stalin y la burocracia temían que las llamas de la revolución española no sólo amenazaran el capitalismo, sino también el control del estalinismo sobre la propia Rusia. Si la revolución socialista hubiera triunfado y consolidado su posición después de que la heroica clase obrera española derrotara inicialmente el golpe fascista de Franco en los territorios fundamentales y más desarrollados del país, las revoluciones europea y mundial habrían vuelto a estar a la orden del día.
Los capitalistas españoles huyeron al lado de Franco dejando detrás a sus sombras políticas. El programa y las políticas equivocadas de la dirección de las diferentes organizaciones obreras, sobre todo del Partido Comunista, fue lo que permitió a esas sombras adquirir sustancia, haciendo posible la reconstrucción del destrozado Estado capitalista y la derrota del glorioso proletariado español.
No fue la única revolución descarrilada en el siglo XX. Lo mismo sucedió en 1968, cuando los trabajadores franceses protagonizaron la mayor huelga general de la historia, con diez millones de trabajadores ocupando las fábricas. O durante la Revolución de los Claveles, en 1974, cuando los soldados y los trabajadores acabaron con la dictadura en Portugal, nacionalizaron los bancos, pusieron el 70% de la industria en manos del Estado y los campesinos tomaron las tierras de los latifundistas. En un titular memorable, el diario británico The Times declaró que “el capitalismo estaba muerto” en Portugal. Fue una conclusión prematura porque los oficiales radicales del ejército y el Partido Comunista fueron incapaces de cimentar la victoria mediante una política semejante a la de Lenin y Trotsky en octubre de 1917.
La crisis económica mundial iniciada en 2007-2008, de la que el capitalismo no se ha recuperado, ha abierto un nuevo período de inestabilidad social y política, con un incremento formidable de las luchas de la clase obrera y la juventud. En este proceso ha tomado forma un nuevo lenguaje para el movimiento de masas. El ejemplo de Bernie Sanders haciendo campaña a favor de una “revolución política” en EEUU es muy elocuente de lo que decimos. Desgraciadamente, Sanders no extendió su llamamiento a la necesidad de una revolución social y económica, sin la cual es imposible un cambio real. Pero los ataques de Donald Trump han desencadenado nuevos movimientos de masas, particularmente de la clase obrera y los jóvenes, que una vez más están buscando una salida socialista y revolucionaria. Fenómenos y procesos similares los vemos en el Estado español con la irrupción de Podemos, en Gran Bretaña con Jeremy Corbyn y en muchos otros países.
La agitación social que recorre Europa y EEUU también se hizo eco de las revoluciones del norte de África y Oriente Medio, como se vio cuando la bandera egipcia ondeó en las protestas de los trabajadores de Wisconsin (EEUU) en 2011. Las revoluciones árabes fracasaron debido a la ausencia de uno de los ingredientes que sí estaba presente y fue vital para el triunfo de la Revolución de Octubre: un partido marxista de masas con una política probada y que basaba su estrategia en el movimiento de la clase obrera para tomar el poder.
La Fundación Federico Engels, junto con Izquierda Revolucionaria en el Estado español y el Comité por una Internacional de los Trabajadores (CIT/CWI), trabaja arduamente para construir el tipo de partido revolucionario que en 1917 garantizó la victoria de la clase obrera en Rusia. Llamamos a todos los trabajadores y a la juventud, a las organizaciones que buscan una transformación socialista de la sociedad, a que se unan a nuestras filas no sólo para celebrar el centenario de la Revolución de Octubre, sino también para preparar las fuerzas que llevarán a cabo la nueva revolución socialista en Europa y en el mundo.
Peter Taaffe
Londres, 4 de septiembre de 2017

Visita nuestra sección Juventud y Lucha

Visita nuestra sección Juventud y Lucha
Hacer click en imagen

Visita nuestra sección Atake Verde

Visita nuestra sección  Atake Verde
Hacer click en imagen para visitar

Visita nuestra Biblioteca Marxista

Visita nuestra Biblioteca Marxista
Hacer click en imagen

Economía Mundial : Análisis y Comentarios

Economía Mundial : Análisis y Comentarios
Hacer click en imagen para leer

Visítanos y únete a SR en Facebook

Visítanos  y únete a SR en Facebook
Hacer click en imagen

TEMAS

internacional Chile crisis capitalista economia editorial CIT nacional trabajadores elecciones AFP historia movimiento obrero politica historia y teoria venezuela arte y cultura represion España estados unidos protestas alternativa socialista china crisis economica crisis educación capitalismo economía mapuche europa huelga imperialismo Huelga General grecia estudiantes Brasil Socialismo medioambiente analisis de perspectivas campaña solidaridad crisis financiera estalinismo gran bretaña desempleo sindicatos Transantiago argentina bolivia escuela golpe de estado recesion stalinismo conflicto israel palestina derechos de la mujer kazajstan alemania alza de transporte gobierno Piñera israel Trotsky cuba pueblos originarios restauracion capitalista Unión Europea asesinatos juventud en rebelion palestina teoria marxista voto nulo Derechos Humanos Socialismo Revolucionario declaracion CIT gaza honduras marxismo partido comunista seguridad social Latinoamerica crisis educación bancos mexico privatización de la educación racismo 1º de mayo ocupación de fábrica peru unidad popular Perspectivas Mundiales irlanda irlanda del norte italia medio oriente perspectivas trabajadores mineros trotskismo Bolivia-MAS Egipto MPT Portugal derecha escocia izquierda socialista y anticapitalista marcel claude masacres medios de comunicación revolucion salario minimo solidaridad Joe Higgins alzas campaña canada documento del CIT francia guerra civil privatizacion del cobre revolucion rusa revolución alemana salud terrorismo tsunami Necrologicas Relaciones mundiales y economía Sri Lanka crecimiento economico crisis alimenticia depresion economica derechos democraticos desastre ecologico desastre minero movilizacion mujeres nazismo primero de mayo referendum rusia trabajadores portuarios video Belgica PSOL Parlamento Europeo acuerdo pc - concertación colombia constitucion boliviana formación política huelgas libertad de expresion paro revolucion cubana segunda guerra mundial sicariato tamil Asia Haití Iniciativa por un Partido de Trabajadores Retail Sudáfrica afganistan balance proceso venezolano balance revolucion cubana calentamiento global gripe porcina homofobia juventud lucha anticapitalista obama pakistan suecia tratado de lisboa turkia Coalición de sindicalistas y socialistas Muro Israel Palestina SR Tailandia africa burbuja inmobiliaria clases sociales escuela latinoamericana fraude electoral hitler marco enriquez ominami marx oligopolios presos politicos programa de transicion Kozovo Que somos y que defendemos TMI Xekinima costa rica homosexualidad masacre tiananmen revolución china trabajadores de la salud xenofobia